“Hablamos del alba y los amaneceres como si fuéramos importantes”. Así empezaba un poema que leía esta tarde de Paco Cifuentes, y he pensado que en eso se resume la existencia humana. Creemos poseer una verdad que simplemente no existe, nunca ha existido y  nunca existirá, pero que llevamos siglos viviendo como si existiese. Y es bonito. pero cruel. Es bonito, pero peligroso. Peligroso porque nos pone en una situación que no sabemos controlar, que se nos escapa de las manos. Se nos escapa, y torpemente intentamos atraparlo y no hacemos otra cosa que dejar al descubierto carencias, las carencias que como seres humanos debemos aprender a soportar. Carencias que otros aprovechan para ponerlas a su favor guardando un as destructor en la manga.

No somos la parte importante de todo este lío, somos una parte más. Sólo eso. Eso sí, con una gran capacidad inventiva. Tanta invención que llegamos a creernos dioses y demonios. Nos alzamos cómo y cuándo queremos. Nos creemos centros en vidas ajenas,  en las que no somos más que un simple accidente.

De alguna forma, nunca quisimos abandonar el centro del universo, y en una hoguera se quemó el sueño del ser humano de ser importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s