Ahora que está tan de moda el sentimiento patrio tengo que decir que me parece una idiotez. Me parece una idiotez el orgullo de sentirse de un lugar, por el mero hecho de que perteneces a ese sitio sin tú haber hecho nada por ello. No entiendo de dónde nace ese orgullo. Gente que porta banderas como si hubieran empeñado su vida en pertenecer a ese lugar. Gente que entra en discusiones por defender un trozo de tierra envuelto en ideales que los intereses de otros te han hecho creer.

Lo veo absurdo. 

Otro tema es que te sientas identificado con unas tradiciones, que te duela que le hagan daño a unas costumbres que sí conforman tu vida, eso, entiendo, sí puede dolerte como algo tuyo.

Yo nací en Andalucía y no me siento orgullosa de ser andaluza. Me gustan muchas cosas de Andalucía, pero me avergüenzan otras.

Me gusta poder andar por callejuelas que pudieron inspirar a Lorca o Cernuda, me gustan las abuelas sentadas en la puerta de su casa las noches de verano, me gusta su acento, me gusta su vocabulario, sus refranes. Me gusta la alegría que puede rebosar una calle una noche de verano. Me gusta la luz. Me encanta ver una puesta de sol en la Caleta, creo que pocas cosas más bonitas puedo sentir que eso. Me gusta la forma en encajar los males que tienen algunos, la capacidad de saber reírse de uno mismo…

Pero eso no encierra orgullo andaluz alguno, encierra gusto por una forma de aferrarse a la vida.

Sin embargo me avergüenza que sigamos llevando con gusto el cartel de catetos, que sigamos sirviendo de mono de feria para los que nos toman como tales. Me avergüenzan los personajes conocidos que se esconden de su acento: no hablas mal por ser andaluz, simplemente tienes tu acento. Aún no he visto a un gallego o valenciano imitando un acento madrileño por presentar un programa en televisión española o por comentar partidos de fútbol en Mediaset. Me avergüenza la inferioridad que siente el andaluz frente al resto del mundo. No me da pena, me da vergüenza. Me da vergüenza que sigamos siendo siervos de terratenientes. Me avergüenza que sigamos poniendo al frente de ésto a una banda de idiotas que sólo saben pisar costumbres y poner zancadillas a personas enterradas en miserias para que no sean capaces de seguir adelante. Son ellos los primeros que consideran Andalucía  como una tierra de catetos analfabetos a los que miran con cara de pena; me avergüenza que les sigamos el juego. También me avergüenza los que se encierran en una Andalucía cada vez más podrida y que sienten ese orgullo absurdo por el mero hecho de ser andaluz.

Ésto no es más que mi opinión, quizás un ejercicio de crítica ahora que se lleva eso del orgullo y la defensa a ultranza por una tierra a la que se pertenece por casualidad. Probablemente se trata de intereses que desconozco, pero más nos valdría poner el empeño en las personas en vez de ponerlo en tanta bandera.

Y todo esto venía porque hoy es el cumpleaños de un poeta sevillano.

IMG_4567

Anuncios

Un comentario en “Cumpleaños de Cernuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s