No sabría decir por qué pero, en contra de mi costumbre, últimamente tengo un estúpido sentimiento de esperanza en el ser humano. No hay razón aparente al mirar alrededor, pero ya se sabe que “no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo aguante”. Puede que sea por ir en contra de los demás, puede que mañana por la mañana me levante con el pie izquierdo y todo se vuelva como un negativo fotográfico. Pero hoy me da miedo que empecemos a “acomodarnos” en la desconfianza, en la desilusión y en la autocompasión. Y sin darnos cuenta, lo estamos haciendo; nos estamos anclando en una zona de la que va a ser difícil salir. Como leía el otro día, la culpa es un sentimiento adictivo, más que cualquier otro; termina apelando a la autocompasión y todos nos sentimos bien mientras alguien nos atienda, aunque el que lo haga no sea otro que nuestro ego.

Me da miedo y aunque a veces (la mayoría de las veces en mi caso) te termines dejando llevar por el ambiente de desesperación, no se es peor persona por intentar vivir con cierto equilibrio, o al menos, vivir buscándolo.

Cansada de estar enfadada. La crítica no lleva implícita la pena y eso parece que lo olvidamos.

15019889576_fb4a6b0001_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s