Sacan la filosofía de las aulas, imagino que ya lo sabéis. Wert y su séquito de descerebrados han decidido que arruinar el pensamiento crítico de una sociedad es lo mejor que pueden hacer por los ciudadanos. Matar inteligencias; ese es el fin de un gobierno de derechas. Ruin, asqueroso y triste, pero es hacia donde vamos de cabeza.

No sé si casualidad o no, recientemente están apareciendo colecciones de clásicos de filosofía por todas las editoriales y periódicos. No sé si ayudará o no, la verdad. Soy muy negativa en este aspecto. Sea como sea, El País saca esta semana una colección de libros para iniciar a la gente en filosofía y por ello, invitaron a una serie de filósofos del panorama español para que hicieran un monólogo sobre lo que es para ellos la filosofía. De todos, me quedo sin duda con el de Amelia Valcárcel. Os dejo algunas de las cosas que ha dicho y el enlace por si lo queréis escuchar entero. Me quedo con su última frase: “No nos dejemos”.

“La filosofía es esencialmente polémica, y si realmente perdiéramos alguna vez la libertad de poder enfrentarnos a lo que otro ha dicho, tendríamos que despedirnos de ella. Lo que más asombra a los que por primera vez estudian filosofía es “pero por qué tantas opiniones, tan seguidas, tan diversas, tan divergentes”. ¿Esto es algo más que un diálogo de gente que estaba realmente interesada de no escucharse entre sí? Hasta que nos dimos cuenta que ese diálogo al que empezamos a pertenecer no estaba dedicado a nosotros. Nosotros, nosotras heredamos un enorme diálogo igual que tenemos que heredar una idea cada vez que nos acerquemos a un libro de filosofía. Sea éste el que sea, es un decantado extraordinario de inteligencia humana. ¿Y saben una cosa? La inteligencia es contagiosa.

Cuando ustedes tengan un día, que a veces ocurre, que uno se levanta y dice “estoy ligeramente espesillo”, tomen un libro cualquiera al azar, cualquiera de los clásicos. Ábralo por donde quieran, señalen al azar, lean dos frases y comprueben después que su inteligencia ha dado un salto enorme. Porque lo que la filosofía ha hecho nos ha constituido, por eso la estudiamos, para saber qué era exactamente. A veces simplemente la interpretamos lo que parece ser que quería decir, porque es muy difícil ponerse en contacto directo con el pasado.

(…)

La labor siempre de quien se inicia en esto, es distinguir qué era para qué,  quién podía qué. ¿Por qué? Porque la vida misma te empujará y filosofarás, bien o mal y además no dependiendo de tu capacidad, no desde una única mente sino de lo que la vida en que vives te deja hacer. La filosofía es un comprender; un comprender las cosas que son, las cosas que han sido y, a veces, vislumbrar las que pueden llegar a ser que, por cierto, no siempre son agradables.

Fue Platón el que dijo que la filosofía era gimnasia; es un tipo especial de gimnasia. El mismo que escribió con una gracia loca, una de las sorprendentes frases de Platón,  “¿Por qué filosofía?” dice: porque tenemos el deber  de seguir llevando a hombros  el pensamiento, en nuestro mundo,  de la libertad y ése radica en la filosofía.

 Por lo tanto, cualquiera (y ahora nos está pasando aquí) que diga que este extraño saber  que sólo a nosotros adorna, este extraño saber que nos ha sobrevivido tanto tiempo antes es de peor calidad o de peor interés que otros cuya utilidad es inmediata, lo que nos quiere hacer es esclavos, y por favor, no se dejen. No nos dejemos”.
http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/23/actualidad/1422014054_565558.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s