Ahora resulta que nos van a enseñar a pescar a los andaluces. Eso ha dicho Albert Rivera, candidato a la presidencia de España con Ciudadanos. (Aquí está el enlace) Él nos va a enseñar a pescar. No sé si en las universidades privadas enseñan que no se debe tratar a la gente con condescendencia, pero si lo hacen, él no asistió ese día a clase. 

Decirte que a mí me enseñaron a pescar cuando tenía 8 años. De hecho recuerdo muy bien ese día, y fue en la época en la que empecé a aprender que, para vivir en sociedad, no podía apartar el sentido común de mi día a día. También aprendí a ser crítica, a no comulgar con lo que me dijeran, a tomar mis propias decisiones y a forjarme mis opiniones. Viendo a mis padres levantarse a las 6 de la mañana aprendí que el dinero no cae del cielo, que hace falta mucho sudor para labrarte un futuro. Aprendí que los caprichos tienen un precio. Recuerdo la primera vez que mi madre me dijo que no a un capricho y recuerdo sus razones. Aquel día aprendí que hay que hablar con los demás para entenderlos.

Me formé en una universidad pública, en una facultad donde me enseñaron a leer entre líneas, donde aprendí que la política es un juego que pone en jaque la conciencia de las personas y que la manipulación es la base de vuestro día a día. No te sientas especial, Aristóteles ya os definía muy bien a los políticos y siento decirte que no habéis cambiado.

La burla y la condescendencia os la podéis guardar. La Andalucía cateta que pretendéis salvar no necesita de tus clases de pesca, en serio. Por suerte o por desgracia, tantos siglos de caciquismo han hecho que la mayoría de nosotros sepamos pescar. Somos conscientes que el pescado del gobierno, sea del color que sea, está podrido. Lo olemos de lejos. Da igual que el partido sea rojo, azul,verde, naranja o morado.

En la era de la tecnología, hay muchas maneras de hacer realidad tu sueño. Puedes descargarte alguna aplicación de pesca para el móvil, ponte en el televisor el canal de pesca, no sé, piensa un poco que algo encuentras sin tener que salvar a los andaluces. 

A nosotros déjanos tranquilos que bastante tenemos ya encima como para también tener que soportarte la chulería.

Y si me permites el descaro, date un paseíto un día por la caleta en Cádiz y habla con cualquiera de los pescadores que se sientan por allí; probablemente aprendas más que lo que has aprendido en toda tu vida. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s