Hoy sólo tengo ganas de bajarme del mundo.

Dicen que “tras la tempestad llega la calma” y a sabiendas de eso, la primavera ha empezado a asomar la cabeza; el sol ha ido abriéndose paso hoy, esperemos que para quedarse, que bastante enferma está la sociedad de por sí para ir arrastrando la gripe interminable que este año nos persigue y nos asfixia. A pesar del sol, hoy es uno de esos días en los que apetece esconder la cabeza y no sacarla ni para respirar. El mundo se nos fue de las manos hace mucho tiempo y a veces es imposible desandar lo andado, volver sobre nuestros pasos. Imposible y ridículo. Soy de esas personas que siguen buscándole una razón a todo lo que ocurre, y no aprendo que suele ser mejor no enterarse de la misa la mitad. Bueno, no aprendo eso ni nada, para qué nos vamos a engañar.

Se me plantean dos opciones, esconder la cabeza o mirar desde una ventana alta y ver cómo las hormigas se balancean de un lado a otro, rodeadas de desconcierto. Sea como sea, alejarme del mundo para intentar tomar aire. 

Os dejo una canción que me viene hoy como anillo al dedo y que al fin publican…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s