El aburrimiento

Recuerdo, de niña, los domingos por la tarde repetir una y otra vez la frase “Mamá, me aburro”. ¿Qué me decía ella siempre? “Echa los pies en agua”, todavía lo revivo y me sigue cayendo igual de mal. Nunca eché los pies en agua, de hecho hace poco que entendí el porqué de aquella frase…

Justicia

Alicia no quería mirarse en el espejo esa mañana. No le apetecía ver la misma cara de siempre, las mismas muecas, la misma mirada perdida justo antes de abrir el grifo y lavarse la cara. No quería, sabía lo que vendría. De nuevo la ropa, otra vez los coloretes, la sombra de ojos y vuelta…