Hoy me hablaba un compañero de una serie de dibujos animados (¿se siguen llamando así?) que le dedicaban un capítulo al sentido de la vida. El final del capítulo (spoiler) venía a decir que no existía ningún “sentido de la vida”. Él me dijo que no era muy apropiado para niños, pero mi respuesta fue que cuanto antes lo sepan, mejor será para ellos. Vivirán sin la losa de la exigencia absurda, que no es poco. La frustración amarga al ser humano y de qué manera…a todos nos sale a flote, pero dependiendo de tu bagaje, tu pasado, tu educación, tu cultura, aparece encarnado de diferentes formas.

La frustración puede llegar a matar, y no ya al que la siente, sino a los que le rodean (por suerte, toda la frustración no desemboca en el mal para los demás, pero hay una parte que sí lo hace). No hay más que encender el televisor para ver a personas inmolarse destruyéndose no sólo a sí mismo, sino a todo lo que le rodea; personas acuchillando a otras personas, tramando atentados, atropellos, una cantidad innumerable de formas de acabar con la vida de otros y, una parte de ello, debido a la frustración. Porque no nos engañemos, el que asesina en nombre de un dios, no cree en ningún dios. Puede parecer ilógico lo que digo, pero sólo hay que ser un poco observador y estudiar el comportamiento humano para entender que ellos no creen en dios (sea el que sea), no creen en nada, como mucho en ellos mismos, y hasta esto lo pongo en duda.

No todo el mundo siente frustración, y el que no lo hace es porque sí cree tener un sentido en la vida, terrenal o ultraterrenal. Sea lo que sea, hacen que su reconciliación con la vida sea efectiva.

Todos los días se declaran guerras absurdas en algún punto del planeta, y esta semana se ha declarado la guerra al sentido de la vida en Londres. Un hombre, que sólo pasaba la tarde con unos amigos, acaba tirado en una calle londinese, asesinado, por intentar ayudar a otra persona. Él sí creía en algo, por eso no se quedó parado y actuó, y eso le costó la vida.

Dice mucho de nosotros como seres humanos que el intentar ayudar a una persona te cueste la vida. Dice mucho y nada bueno en general, pero sí en particular. Y sí lo hace en particular porque ves que aunque “el mal” campe a sus anchas por el mundo, también lo hace el bien, también existe los que le ven un sentido a todo el tinglado que tenemos montado. Y es que el sentido no viene de arriba, no viene del cielo, viene de abajo, de los que luchan por dejar un lugar mejor que el que encontraron.

No es cuestión de creer en héroes, sólo hay que creer un poco más en lo que una persona es capaz de hacer por otra.

Anuncios

Un comentario en “Sobre héroes y villanos

  1. Coincido en que es algo apropiado para que los niños lo vayan aprendiendo cuanto antes mejor, que no esperen que se les dé todo hecho y masticado, que la vida por sí misma no tiene sentido sino que es cada uno el que le ha de dar un sentido a su vida, sea el que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s