Sé que tu fuerte no es la valentía ni el mío hacértelo ver con sutileza. A pesar de ello, de saberlo y tenerlo asumido, me sigue sorprendiendo. Me sigue sorprendiendo la manipulación y que te siga saliendo bien. O quizás no te sale bien, y tú también tienes que enfrentarte a tus demonios al apagar la luz cada noche. Nunca lo supe y nunca lo podré saber porque sabes cómo esconderlo, sabes cómo ocultarlo y sabes cómo manipularlo. Si es así, si lo escondes, que sepas que no te servirá de nada. O al menos espero que no te sirva. Espero que esos demonios te vomiten en la cara, como se suele decir, las verdades del barquero. Alguien tiene que hacerlo.

Y no es fácil devolverle la mirada al espejo, lo sé, a todos nos cuesta asumir nuestras debilidades y nuestras flaquezas, no te sientas especial por ello. La imagen suele salir del revés, no te asustes, la deformidad de la realidad es parte del juego.

Probablemente no me corresponde a mí todo esto, pero ya decía al principio que la sutileza no es mi fuerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s