Y hoy estás de prestado. Ya no estás sobre el alambre que te sostiene, de hecho ya no hay alambre. Se lo llevaron.

Y respiras un aire que no es tuyo, realmente nunca lo fue, pero viviste como si lo fuese.

Y miraste con unos ojos que no eran los tuyos, pero ahora el vacío te devuelve la verdad.

Y con tus manos, que es con lo poco que te reconoces, intentas encontrar tu alambre para volver a subirte y dejar de trepar por las paredes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s